LA DIVISIÓN AZUL, LOS ESPAÑOLES MÁS TEMIDOS Y RESPETADOS

La división azul, o más conocida por los alemanes, como la división 250 de voluntarios españoles, fue una división española de la Wehrmacht, que participó en el frente Ruso y luchó contra el comunismo durante la segunda guerra mundial.

Para conocer el origen de esta división, tenemos que remontarnos a la guerra civil, guerra en la que Adolf Hitler, mandó la Legión Cóndor de la Luftwaffe, que contaba con aviación, material bélico como algunos flak y panzer I y unos 16.000 hombres. Cuando el tercer reich dio comienzo a la operación barbarroja el 22 de junio de 1941, decidieron que era hora de cobrarse el favor. Franco que no quería participar directamente en la guerra, lo que hizo fue no mandar cuerpos del ejército español, sino mandar una división de voluntarios, aunque eso si comandada por oficiales del ejército español.

Esta división acabó estando compuesta de unos 18.000 hombres, con muchos reemplazos posteriores, por lo que el número de hombres que participó en ella aumentaría en gran medida, la división estaba compuesta en gran parte por falangistas, sobre todo jóvenes entre 20 y 28 años, pero lo que también había en abundancia, eran jóvenes opositores al régimen, que buscaban limpiar el nombre de su familia durante la dictadura franquista. Esta división, partió pronto hacia un campamento de Baviera en Alemania, es el lugar que el alto mando alemán había elegido para el adiestramiento de los voluntarios españoles. Lo normal era que un adiestramiento así durara tres meses, debido a las prisas se realizó en dos, y es allí cuando los voluntarios tuvieron el primer contacto con el ejército alemán, y es allí también donde se dio un choque cultural importante, debido a la rectitud y disciplina de los alemanes y al ámbito mas descuidado y fiestero de los españoles, esta opinión que tenían los germanos sobre los españoles, cambiaría pronto, al llegar al frente. Al acabar el adiestramiento la división partió al frente en Rusia, y fue asignada al grupo de ejércitos centro, más concretamente a la división 250 de la Wehrmacht. Los españoles debido a que eran voluntarios, llevaron el equipo que llevaba cualquier soldado alemán, los mismos uniformes y armas, como la mp40 o el fusil mauser alemán, a excepción que en lugar de llevar los colores de la Alemania prusiana, llevaron los colores de la bandera española.

Casco de la división azul con los colores de España

Los españoles, aunque pudieron hacer un recorrido en tren hasta Polonia, tuvieron que recorrer a pie casi 900 km antes de llegar al frente. Una vez allí comenzaron los primeros avances hacia el río Voljov al norte de Rusia. Pero donde de verdad demostraron su dureza, fue durante el cerco de Leningrado asignado al grupo de ejércitos Norte, los Rusos intentaron romper el cerco alemán de Leningrado, por la zona de la división azul. En esa batalla la más memorable de la división, combatieron el cuerpo 50º alemán y la división 250 de la Wehrmacht, en total menos de 6.000 hombres, contra casi 45.000 rusos acompañados de 100 tanques, tras varias horas de combate y tras numerosas embestidas de los soviéticos, tuvieron que verse forzados a replegarse debido a las numerosas bajas, esta batalla conocida como la batalla de Krasni Bor, tuvo lugar el 10 de febrero de 1943.

Soldados de la división azul durante uno de los inviernos más fríos de Rusia

Poco después de esto, tras las derrotas alemanas en el 43, parte de la división fue repatriada, quedando solo la llamada “Legión Azul”, cuando parecía claro que Alemania perdería la guerra, Franco empezó a acercarse más a Estados Unidos que a Alemania, por lo que retiró la legión, por temor a que los americanos intentaran acabar con el último reducto fascista en Europa, y por tanto acabar con su dictadura, tras derrotar a Hitler. Unos pocos españoles, tras haber entablado amistad con algunos alemanes, se quedaron hasta el final, y combatieron durante la defensa de Berlín, en el barrio ministerial, muy cerca del Reichtag, tras la batalla los pocos que sobrevivieron unos 200, fueron enviados a campos de concentración en la URSS, y no fueron repatriados hasta el 2 de abril de 1954. Más de 5.000 españoles murieron a lo largo de la guerra, por heridas de bala, enfermedad o por el terrible invierno Ruso, en un frente oriental, en el que dos dictadores, provocaron la muerte de millones de hombres, sobre todo alemanes y rusos, pero también miembros de muchas otras naciones, como los españoles que lucharon en esta división.

Fuente: unahistoriacuriosa.wordpress.com

Impactos: 582

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *