POLÍTICA SOCIEDAD

¿ESTADO DE DERECHO?

La triste actualidad que estamos viviendo en España nos lleva necesariamente a realizarnos la pregunta que hemos puesto por título, que no es otra que dudar de si realmente nos encontramos ante un Estado de Derecho o ante un Estado con tintes claramente totalitarios o, por qué no decirlo, dictatoriales, pues no hay más que mirar como Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno está gestionando a su antojo todos los entresijos que conforman los diferentes ámbitos de actuación que constituyen la política de estado.

De este modo, y como ya hemos hecho hincapié en varios de los artículos publicados en este medio, lo cierto es que la cantidad y variedad de despropósitos constituyen ya tal sumun que parecen no tener fin y, lo que es más preocupante, que las espaldas de la sociedad civil española son tan sumamente anchas que parecen dispuestas a soportar cualquier losa que se les coloque, por pesada que sea. Hagamos un pequeño resumen de todas estas maquinaciones contrarias a los intereses nacionales que este, si me lo permiten, des-gobierno social-marxista-comunista ha llevado a cabo aprovechando la actual situación de crisis sanitaria y la anestesia que ello ha supuesto para la población, que parece sumida en una especie de shock sin darse cuenta de lo que verdaderamente y por la puerta de atrás está sucediendo.

Así, se ha aprobado el colocar y posicionar al declarado comunista Pablo Iglesias al frente de la Comisión que controla al C.N.I., lo cual unido al hecho previo de nombrar a la exministra Dolores Delgado como nueva Fiscal General del Estado, supone un atentado en toda regla a la separación de poderes; se ha paralizado y dejado en suspenso todo el sistema judicial (salvo para actuaciones urgentes y necesarias estrictamente tasadas); se ha limitado por completo la actuación parlamentaria en el Congreso de los Diputados, coartando de este modo la labor que la oposición podría hacer en estos momentos frente al Gobierno por su negligente actuación de todo lo sucedido, dejando ello total libertad a este último para hacer y deshacer a su antojo; nos enteramos con absoluta indignación que no hay dinero para mascarillas y equipos de trabajo para nuestros profesionales sanitarios y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como tampoco para apoyar y ayudar económicamente con medidas efectivas a los auténticos generadores de riqueza como son nuestras pymes y autónomos, pero sí para subvencionar y regar a espuertas a los medios de comunicación afines al Gobierno y que han comenzado descaradamente a blanquear su actuación y a pretender “normalizar” la situación de muerte diaria que padecemos, distrayendo a la población con programas superfluos y carentes de todo valor intelectual; se aprovecha igualmente esta situación para, por supuesto, continuar con la agenda rupturista y globalista que el actual Gobierno tiene en cartera para el oportuno pago de favores, como lo evidencia el hecho de que se publicase en el B.O.E. la medida para permitir las peticiones y resoluciones de indulto en el actual Estado de Alarma o la proposición de Ley cocinada recientemente para la modificación del Código Penal a fin de que se despenalicen los delitos de injurias a la Corona y los ultrajes a España.

Todo lo anterior, unido a otros tantos ataques a nuestra soberanía y a los más elementales principios de nuestra convivencia, hacen que concluyamos respondiendo negativamente al hecho de que estemos ante un verdadero Estado de Derecho, pues la separación de poderes ya es prácticamente inexistente, tenemos un Gobierno con amplios poderes que está aplicando medidas sumamente restrictivas aprovechándose del Estado de Alarma por él decretado, con decisiones más propias de un Estado de Excepción como es el control absoluto sobre la libertad de circulación de los ciudadanos, y contamos con una censura nunca antes vista con tanto descaro a todo aquel que disiente del discurso dado por el Gobierno y con la persecución que se lleva a cabo a los que buscan la verdad. Todo ello mediante una censura informativa donde se ocultan todas las negligencias y abusos que se han producido y donde ahora más que nunca parecen no importar las muertes de españoles por una intolerable gestión política que no puede quedar impune, que desgraciadamente se está llevando por delante principalmente a nuestra gente mayor, que tan duramente ha trabajado y cotizado para crear el llamado Estado del Bienestar que hasta ahora hemos disfrutado y que tristemente todos, con nuestra clase política al frente, nos hemos encargado de demoler.   

Aunque las malas noticias se acumulan y parecen no tener fin, el día de ayer 8 de abril de 2020 se ha bautizado por muchos como el día del despertar del pueblo o, al menos, de muchos españoles, de esta falsa democracia en la que vivimos, donde la mentira, el despropósito y la ineptitud gobierna nuestros días, y donde el Gobierno encabeza la mayor traición y atentado contra los intereses de todos los españoles, que nos ha abocado a confinarnos en casa y a que muchas empresas y trabajadores se vayan a la ruina más absoluta en vistas de la crisis que se nos avecina. De este modo, ayer día 8 se produjo en España la primera manifestación online de la historia, bajo el lema “Gobierno dimisión”, y que reunió en directo a miles y miles de españoles, lo cual constituye una noticia más que positiva que esperamos pueda servir para despertar a muchos y, especialmente, para contrarrestar los aplausos de las 8, que si bien su causa es bien justa y merecida, parece que con ello ya cumplimos con nuestra obligación como ciudadanos, olvidándonos de lo más importante, como es el pedir cuentas a los responsables cuando todo esto acabe.

No, actualmente no estamos en un Estado de Derecho, tampoco en el tan alabado Estado del Bienestar, pero lo que más preocupa es que si no reaccionamos pronto, la privación de derechos y libertades va a ser tan absoluta que todo lo que hemos conocido hasta ahora va a quedar para la posteridad como un bonito recuerdo.        

Impactos: 45

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *