POLÍTICA

EL FIN DE NUESTRAS LIBERTADES

Nos hemos despertado recientemente con la noticia de que la situación de Estado de Alarma se alarga por un nuevo periodo de 15 días, lo que supone que durará un mes desde que se adoptó. Este hecho, unido a las diferentes decisiones que se han venido adoptando, está suponiendo que todos los españoles nos encontremos recluidos en nuestros domicilios sin la práctica posibilidad de salir a la vía pública, salvo en contadas excepciones, como puede ser el ir y volver del trabajo, y el desplazamiento puntual para la compra de artículos de primera necesidad en supermercados y farmacias.

Asimismo, estamos viendo que hay un mayor control policial que, cumpliendo con las órdenes que se le remiten por parte del Ejecutivo, limita cada vez con una mayor severidad que los ciudadanos transiten por la vía pública. De este modo estamos viendo como no se deja circular en un mismo vehículo a dos o mas personas (salvo excepciones, como por ejemplo por motivos laborales), tampoco se permite el ir acompañado por la calle, dado que el transito debe hacerse de forma individual y como se ha dicho anteriormente, con motivo justificado. Estamos viendo igualmente como las sanciones que se aplican por el incumplimiento de estas directrices oscilan entre los 100 y 600.000 euros según la gravedad.

Desde este humilde medio estamos viendo esta situación como la mas excepcional y grave vulneración de derechos y libertades en estos 40 años de democracia, y para nuestra sorpresa estamos observando como esta vulneración esta siendo aceptada de buen grado por la sociedad. Debe quedar claro que en ningún caso cuestionamos la gravedad del problema sanitario en el que nos encontramos (que lo es) y nos mantenemos firmes en que se deben adoptar cuantas medidas sean necesarias para prevenir, contener y erradicar el Covid-19 de nuestra sociedad, pero no podemos pasar por alto que se estén llevando a nuestro juicio, unas medidas sumamente restrictivas para los ciudadanos en todo lo que tiene que ver con las libertades individuales.

Todo lo anterior nos lleva a hacernos la siguiente pregunta: ante la desconfianza e inseguridad que muestra el Gobierno en la toma de decisiones y en el modo y forma en que está gestionando la presente crisis, ¿cuántas de las medidas adoptadas buscan realmente y con total determinación la prevención del contagio?, ¿se busca limitar los derechos de la ciudadanía para con ello allanar el camino que les permita adoptar acuerdos de gobierno que comulguen con sus intereses partidistas? (no debe olvidarse quienes son los socios de Sánchez y qué intereses tienen detrás para el devenir y el futuro de España).

Lo que está claro es que a través de estas medidas se pretende ejercer un control absoluto sobre la población, sirviéndose del miedo y de la forma en que el mismo influye en la ciudadanía, y todo ello con la inestimable ayuda de los medios de comunicación tradicionales, que atendiendo a cómo están informando de la presente situación, vemos cómo se busca llevar a cabo un blanqueamiento del PSOE para intentar minimizar las responsabilidades derivadas de su ineficaz y negligente gestión. Una grave negligencia que estamos pagando todos, que afecta a lo mas importante que tenemos, que es nuestra libertad, y que deberá ser objeto de reclamación una vez esta situación termine, donde una vez mas los únicos que están respondiendo y están a la altura de las circunstancias son el pueblo español y todos los profesionales que están trabajando para que  podamos salir adelante.

Impactos: 233

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *